CENTRO HISTÓRICO


Lugar de historias, encuentros, luchas y multitudes, eso es el Centro Histórico de San Salvador, donde convergen casi medio millón de personas diariamente, entre comerciantes, habitantes, pasajeros de transporte público, conductores de vehículos, turistas y empleados de las tiendas y almacenes que ahí se ubican.

Muy poco se conoce en la actualidad de su implicación en la vida diaria de los capitalinos, ya que por años ha sufrido el abandono y el desdén de las autoridades, que han provocado que se convierta en un lugar olvidado para no regresar, mas que por obligación.

La firma de la Independencia de Centroamérica, la toma de posesión de grandes líderes políticos, los grandes encuentros con la tecnología de finales del siglo XIX, las grandes oficinas gubernamentales, algunas de las historias más cruentas del conflicto armado salvadoreño, la cuna de grandes escritores y la última morada de inigualables personajes de la vida social, política y religiosa de todo el país se encuentran en las calles y sitios históricos del Centro de San Salvador.

De ahí la urgencia de revitalizar esta importante área de la ciudad capital, como punto indispensable en la agenda de proyectos a desarrollar por el presente gobierno municipal.

Este proyecto se realizará en etapas: la primera será la intervención de 23 de las cuadras más importantes de la zona, que incluye reordenamiento de comercio informal, desvío y ordenamiento del transporte público de pasajeros, remoción del cableado aéreo e instalación de cableado subterráneo, reconstrucción de sitios de interés cultural e histórico, remodelación de plazas, bacheo de calles, sistema de videovigilancia, construcción de centros de pequeños comercios y mercados, limpieza de calles y aceras, instauración de zonas peatonales, entre otros.

Esta primera etapa logrará que, en un año, se vean cambios significativos en el centro neurálgico de la capital salvadoreña, hará que muchos vuelvan a visitar sus calles y sus sitios de patrimonio cultural, y sacará a la luz la historia de todos los salvadoreños, de la cual debemos sentirnos orgullosos.