¡Concluimos las celebraciones en honor al Divino Salvador del Mundo con cero homicidios por segundo año consecutivo!



Este año rompimos, nuevamente, el reto de asistencia a estas fiestas, con más de 100,000 salvadoreños y turistas que pudieron disfrutar en un ambiente tranquilo y seguro de cada uno de los eventos que realizamos en la capital.

Cada año nos hemos esforzado en hacer que las fiestas mejoren, porque los salvadoreños se lo merecen, porque todos necesitamos salir y dejar el entorno de violencia en el que estamos cada día. Cada año damos lo mejor de manera gratuita, porque al final, ¿quién dice que las fiestas públicas tienen que ser de mala calidad?