Este martes 1 de noviembre iniciamos la última etapa del proyecto San Salvador 100% iluminado, que está llevando luz adonde nunca en su historia había existido.

Lo inauguramos en la comunidad Iberia, donde pasamos de tener 80 lámparas viejas y contaminantes (y muchas de ellas arruinadas), a tener 370 luminarias nuevas y de última tecnología.

Con esta (y muchas otras obras más), estamos demostrando que lo importante no es lo que la gente tiene en su bolsillo, sino en su corazón. Y que vamos a trabajar por todos, principalmente por los que antes habían sido olvidados.